¿Será capaz la huelga del 29M de aglutinar y expresar el descontento por despidos y recortes? La incorporación de las diferentes ‘mareas’ puede marcar la diferencia.

Pablo Elorduy  para DIAGONAL
JPG - 63 KB

Con un “¡Adelante!Hemos ganado la huelga, ahora hay que ganar el futuro!”, el secretario general de Comisiones Obreras (CC OO), Ignacio Fernández Toxo, cerró la manifestación en Madrid de la huelga del 29 de septiembre de 2010. Pero, ¿cómo se gana una huelga? El porcentaje de seguimiento, que fuentes de todo tipo desgranan desde las primeras horas de la jornada, establece la cantidad aproximada de personas que ese día no han ocupado su puesto de trabajo. Según los sindicatos de concertación, en 2010 ese porcentaje fue del 71%: más de diez millones entre los 18,5millones de personas que entonces tenían una ocupación. En esa ocasión, el Gobierno de Zapatero se abstuvo de dar cifras aunque apuntó que el seguimiento fue “dispar, desigual y con un efecto moderado”.

Al menos oficialmente, los sindicatos mayoritarios no aventuran cálculos sobre el impacto económico de la huelga. La CEOE estima que, con una incidencia del 30 o el 35% de la población activa, la huelga tendría un coste de mil millones. Por encima de esas cuentas hay una serie de baremos que pueden servir para saber si la huelga “se ha ganado” o “se ha perdido”. Entre éstos, el principal es el consumo eléctrico. En 2010, el descenso de consumo eléctrico del día de la huelga en relación al 28 de septiembre fue de un 6%, una caída sustancialmente inferior a la que se produjo durante la media jornada de huelga general de 2002, contra el ‘decretazo’ de Aznar y un 60% menos que la reducción que se produjo durante la huelga general del 14 de diciembre de 1988.

¿Quién hará la huelga?

Según el Instituto Nacional de Estadística –por cierto, en proceso de despidos–, en el cuarto trimestre de 2011 había 17.807.500 personas ocupadas. En buena medida, en el sector servicios, que aglutina al 70% de la población asalariada (13 millones de personas), se juega el “ganar” o “perder” una huelga. El 29 de marzo, la reforma laboral, los recortes en derechos básicos y los efectos de reformas pasadas pueden pesa rmás que la tendencia general, que indica que las jornadas no trabajadas con motivo de huelgas acumulan una caída sin freno: si en el año del ‘decretazo’ se dejaron de trabajar casi cinco millones de jornadas, entre enero y noviembre de 2011 (último periodo del que hay datos) los turnos no trabajados a causa de huelgas fueron poco más de 411.000.

TRANSPORTE. En un acuerdo sin precedentes, en 2010 el Ministerio de Fomento estableció un acuerdo con los sindicatos del sector que estableció servicios mínimos de entre un 20 y un 30% de los trenes de cercanías y un 20% para la alta velocidad. En cuanto a los aviones, en esa misma fecha volaron un 90%menos de los vuelos en la península y se redujo un 50% el tráfico entre las islas y la península, y entre islas. También se redujeron a más de la mitad los vuelos internacionales y el trabajo en aeropuertos cayó casi un 95%. En esta ocasión, con un Gobierno menos afín a las demandas de los sindicatos de concertación, repetir el acuerdo parece poco probable.

El transporte público urbano e interurbano juega un papel fundamental en las primeras horas de huelga. En este caso, las comunidades autónomas son las encargadas de llegar a acuerdos para establecer servicios mínimos. En Madrid, Valencia, Sevilla y Barcelona las plantillas de las líneas de autobuses urbanos mantienen negociaciones. En Madrid y Valencia ya se han convocado paros contra el deterioro del transporte público en marzo. En Barcelona se desconoce qué peso tendrá el paro después de que, a finales de febrero, se desconvocara la huelga de metro prevista para reclamar la vigencia del convenio. En Madrid, Solidaridad Obrera, sindicato con peso específico en el metro, secundará la huelga, no así el Sindicato de Conductores.

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. Los sindicatos mayoritarios dicen que en 2010 no se superó el 65% de seguimiento en ninguna de las administraciones públicas, ya fuera la general del Estado, la autonómica o la local. En esta ocasión, el Real Decreto-ley 3/2012, que introduce el despido del personal laboral de las Administraciones Públicas por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, será el mejor reclamo para la huelga. A pesar de la reforma laboral, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, principal central en las administraciones públicas, no ha convocado –al menos hasta el cierre de esta edición– la huelga del 29M. Los recortes en la función pública han dado lugar a protestas en distintas comunidades autónomas, la más significativa ha sido la movilización en Castilla-La Mancha, que el 29 de febrero convocó una huelga seguida por 70.000 personas, según CCOO.

EDUCACIÓN. Las importantes movilizaciones en comunidades como Madrid (donde la ‘marea verde’ ha convocado 11 huelgas en educación secundaria), Valencia (con la represión de los estudiantes del Instituto Lluis Vives aún reciente), Galicia, Castilla-LaMancha o Navarra, en las que se convocaron huelgas de docentes durante el comienzo del curso, permiten anticipar un seguimiento superior al de 2010. En educación primaria y secundaria también se establecen servicios mínimos a nivel autonómico –que suelen imponer la presencia, al menos, de quien dirige el centro–,mientras que las universidades tienen potestad para establecer sus propias cuotas. En estas últimas, organizaciones de estudiantes de Universidad en Madrid y Barcelona han convocado tres días de protesta que concluirán el 29 de marzo.

SANIDAD. El porcentaje de población adulta que trabaja en el sector sanitario es del 4,1% con respecto al total de la población activa; de ella, un 62% trabaja en el sector público. Los servicios mínimos en este sector los dictaminan las comunidades autónomas, y suelen equipararse a las necesidades de plantilla de un domingo o un día festivo. En la huelga de 2010, los sindicatos cifraron entre un 40 y un 60% el seguimiento, una cifra baja respecto a otros sectores y lejas de las cifras aportadas por las comunidades autónomas, que, en su mayor parte, limitaron las cifras al 5%.En 2012 concurren varios factores que apuntan a otro escenario. La huelga del 29 de febrero de Castilla-La Mancha ha sido el último episodio de una serie de movilizaciones por la sanidad pública que ha tenido en Catalunya su principal foco. A los cortes de carretera de abril de 2011 y la eclosión de la comisión de salud de las acampadas del 15M ha seguido la Trobada Sanitat, un intento de aglutinar plataformas, colectivos, profesionales y usuarias de la Sanidad Pública. La “marea blanca” también se ha extendido a lugares como Castilla y León, Murcia o País Vasco.

LA REFERENCIA DEL 29S DE 2010

95%: Según los sindicatos de concertación, ése fue el porcentaje de seguimiento de la huelga del 29S en el sector industrial. La patronal del metal calculó que el seguimiento fue del 50%. Aproximadamente dos millones y medio de personas trabajan en la industria.

83%: Los sindicatos que convocaron la huelga de 2010 cifraron en un 83% el seguimiento en el sector agrícola y ganadero, que emplea a cerca de 800.000 personas. En la construcción, en la que trabajan legalmente 1,2 millones, las adhesiones a la huelga fueron masivas.

LA HUELGA VISTA EN CIFRAS MACROECONÓMICAS

83,5%: En el Estado español hay una población activa de 23 millones de personas, de las cuales más de 17 millones ocupan un puesto de trabajo. Entre este último grupo, el 83,5% son asalariadas. Actualmente hay cerca de 5,3 millones de parados.

5%: El 12 de marzo, la Generalitat de Catalunya anunció una reducción del 2% de los salarios en las administraciones públicas que se sumarán al recorte del 3% anunciado para junio. Esta medida afectará a las 230.000 personas que trabajan en este sector en Catalunya.

SECTORES SIN MOVILIZAR

El 29M en cuatro apuntes

- BANCA Las 250.000 personas empleadas de banca están con vocadas a la huelga en un sector en el que se anuncian despidos, a pesar de que hasta 2011 los bancos españoles han recibido ayudas por valor de 146.000 millones.

- INFORMÁTICA 415.605 personas trabajan en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, un sector poco movilizado. El impacto del 29S fue escaso, pero desde CGT informática apuntan que la sindicación ha crecido desde entonces.

- COMERCIO La huelga del 29S en el sector del comercio estuvo marcada por la acción de los piquetes durante la mañana y la normalidad por la tarde. En 2011 se produjo una caída del 1,7% de personas empleadas en el sector respecto a 2010.

- COMUNICACIÓN El 29S, Público cifró en un 50% el porcentaje de su plantilla que no había trabajado; en El País, paró el 37% de la plantilla. En RTVE el paro tuvo menos incidencia que en convocatorias anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Next Post
»