El 28 de enero, el Gobierno ha anunciado una nueva vuelta en su política de recortes sociales. Ese día presentará en el Congreso el llamado pensionazo, un ataque brutal que persigue recortar la cuantía de las pensiones en un 25% y dar alas al negocio de las pensiones privadas. Miren Etxezarreta, doctora en Economía y catedrática de la Universidad Autónoma de Barcelona lo resume con precisión: “El objetivo fundamental es clarísimo: disminuir las pensiones. Si no lo hacen por un lado, será por otro. Lo de subir de 65 a 67 años es el «engañabobos», pero es más grave tener que cotizar 41 años, o que aumenten de 15 a 25 años el cómputo para calcular la pensión; o que suban de 15 a 18 años cotizados para tener derecho a una pensión. Ahora, si tienes 14,5 años cotizados no tienes derecho a pensión, si pasan de 15 a 18 años se complicará para mucha gente. Tienen una serie de fichas-objetivo y las van sacando y jugando como más les conviene a nivel político. Sacan unas y esconden otras, pero al final las emplearán todas”.
Es, sin duda alguna, una de las agresiones más graves a los derechos de los trabajadores en los últimos 30 años. Y se viene a sumar a la cadena de dislates del último año: recorte de los salarios públicos y privados, abaratamiento y facilidades del despido, disminución de inversiones en educación, sanidad y de prestaciones sociales, subida del IVA, subida de la luz, anuncio de eliminación del subsidio de los 426 euros a las personas en paroY todo ello, sin cortarse un pelo en la exhibición de los abusos, justo al tiempo que aprueban  la pensión máxima para los diputados con sólo 11 años de cotización o mientras los ex-presidentes Aznar y González hacen compatibles sus sueldazos públicos vitalicios con las retribuciones como consejeros de Gas Natural o Endesa. Nos mean y la tele dice que llueve.
Si no hay respuesta social, harán lo que les dé la gana, seguirán riéndose de la gente, seguirán abocando a la pobreza, la exclusión social, los desahucios, el paro y la precariedad a millones de personas.

En el País Vasco, en Galicia y en Cataluña distintos sindicatos (CGT, CNT, Solidaridad Obrera, ELA, Intersindical, LAB…) han convocado huelga general para el día 27 de enero. Es preciso que ese día se convierta en una jornada de lucha y movilización en todo el país; es preciso que la indignación salga de las casas particulares a las calles, que el malestar se traslade de las conversaciones de bar a las puertas de las instituciones oficiales, de los bancos, de los responsables e inductores de esta política antisocial.
El Colectivo por los Derechos Sociales “La Trastienda” convoca a la gente de a pie, a los trabajadores de toda edad, estado y condición, a salir a la calle para expresar el más rotundo rechazo a los recortes sociales y al pensionazo. Llamamos a los más jóvenes a pelear por su futuro, a los parados a plantar cara por la renta básica y el trabajo digno, a los afectados por las hipotecas a exigir que se termine el escarnio de los bancos, a toda la clase trabajadora a poner fin a esta política injusta. Llamamos a todas las organizaciones sindicales, políticas  y sociales a poner en pie un plan de movilizaciones sostenidas.
Por todo ello, diversas organizaciones entre las que se encuentra el Colectivo La Trastienda estamos convocando una manifestación para el día 27 de enero, jueves, a las 19:00 horas, en Mérida. La manifestación saldrá de la Presidencia de la Junta de Extremadura (Plaza del Rastro) y terminará ante la puerta del Banco Santander Central Hispano en la Calle Santa Eulalia. Hemos elegido estos dos puntos de salida y llegada como representativos de los poderes político y económico, responsables de la situación.
NO A LA JUBILACIÓN A LOS 67
NO A LA SUBIDA DE LA LUZ
NO A LOS DESAHUCIOS DE VIVIENDA
NO A LOS PRIVILEGIOS DE LOS POLÍTICOS
NO A LA ELIMINACIÓN DE LOS 426 EUROS DE LOS PARADOS
NO A LOS RECORTES SOCIALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*